Algo así como una historia de amor con un final alternativo

Soy de creer que solamente con el paso de los años podríamos llegar a asegurar si de verdad en alguna de esas historias que pasamos fue amor.

¿Por qué? pues esa energía no se destruye al terminar la relación y con el tiempo puede transformarse en algo así de importante y hermoso, es una energía con la capacidad de crear, no de destruir.

Con los años he tenido parejas a las que he querido muchísimo, esas parejas que me han dejado bonitos recuerdos y aprendizajes. (No se preocupen, no revelaré nombres para proteger identidades)
Pero – si como todas las historias siempre hay un pero – existe una persona a la que después de muchos años puedo decir que es a la persona que realmente ame.
Cuando escucho o me entero que su vida va bien, se asoma en la comisura de mi boca una verdadera sonrisa de alegría porque esta logrando lo que soñó. Aún de vez en vez le he incluido en mis oraciones y a su familia también porque fue tan perfecto que hasta ame a su familia.

¿Y qué paso con todo ese amor?

Como ya dije, el amor se transforma, si al superar el dolor que te deja una ruptura tu vida se ve inspirada por hacer algo mejor o aprender a amar mejor, creo que todo salió bien al final.
De ese amor aprendí a dejar el orgullo, el egoísmo a un lado y eso mejoro mi vida de una forma muy significativa. Aprendí a valorar a mi familia.

Tengo tantos años de no saber nada de esa persona, cada quién tomo su camino pero para mi, siempre será mi caramelo.

Share